martes, 2 de junio de 2009

El barrilete

* Uno de los más maravillosos entretenimientos de chicos que teníamos era el barrilete. Cerca de casa había un gran terraplén que en su memento iba a ser el acceso sudeste que unía Capital con Quilmes, luego en su mismo trazo, se construyó la Autopista La plata-Buenos Aires. Pero mientras tanto era una montaña de tierra que contenía a cientos de chicos que íbamos a jugar allí los fines de semana . Uno de los juegos era tirarnos por la pendiente del terraplén, rodando de costado o sentados en un cartón. Para mi era divertidísimo. La otra era remontar un barrilete, claro, para eso había que hacer toda una producción, porque el barrilete NO se compraba jamás, se hacía. Y así comenzaba el entretenimiento.

1.- Buscar cañas. En lo posible del mismo grosor.
2.- Tener una idea del modelo, podía ser: Estrella, exágono, rombo, en fin el que supieras.
3.- Pedir unos pesitos para ir al quiosquito a comprar: Papel barrilete de colores y dos ovillos de hilo para barrilete.
4.- Hacer el engrudo (un poco de harina y agua, sin cocinarlo, así nomás)
5.- Buscar tela vieja para hacer la cola del barrilete.
6.- Llevar todo a una casa donde te permitieran hacer mugre.
7.- Armarlo, dejarlo secar un rato, ponerle la cola,
8.- Llevarlo luciéndolo por las casas hasta el terraplén y REMONTARLO!

Lo más probable era que otros de tus amigos también lo hicieran y allí se desataba una competencia de barriletes, el más lindo, el más fuerte, el que volaba más alto y lejos.

Buenísimo.

Hoy no sé, pero creo que casi no se ven, bueno, al menos en la cantidad que solía ver.
Lo que sé es que era una buena forma de estar ocupado un fin de semana entero en algo que requería algo de mañan, ganas y que luego podías ver volando en el cielo!
.

4 comentarios:

Perdido en mi Ignorancia dijo...

yo hacia el barrilete nuevo todos los años para primavera era una tarea que compartia con mi papa, pero al engrudoi mi viejo le colocaba agua y vinagre en partes iguales, yu era hermoso ir a la plaza cercana( plaza sarmiento) y remontarlo ahi.
Gracias por el grato recuerdo madam.

M@bel_es_ Azul dijo...

Usted se lo merece, seguramente despues vos haras lo mismo (eso sí si aprobaste el post de arriba jaja) Me alegro que te haya gustado.

Anónimo dijo...

Sí yo me acuerdo que el que hacía los barriletes era mi viejo, casi diría que le gustaba ir a remontarlos más que a mí. Ibamos al campito que teníamos frente a la casa y había hasta competencia de barriletes, viejos tiempos, son cosas que no se olvidan.

Un besote.

Norberto

M@bel_es_ Azul dijo...

Viste Norberto, son otros tiempo, sin dudas, nosotros lo hicimos con Karen y te digo que nosotros parecíamos nenes armándolo y discutiendo su forma. Ahora remontarlo ... un placer!!

martes, 2 de junio de 2009

El barrilete

* Uno de los más maravillosos entretenimientos de chicos que teníamos era el barrilete. Cerca de casa había un gran terraplén que en su memento iba a ser el acceso sudeste que unía Capital con Quilmes, luego en su mismo trazo, se construyó la Autopista La plata-Buenos Aires. Pero mientras tanto era una montaña de tierra que contenía a cientos de chicos que íbamos a jugar allí los fines de semana . Uno de los juegos era tirarnos por la pendiente del terraplén, rodando de costado o sentados en un cartón. Para mi era divertidísimo. La otra era remontar un barrilete, claro, para eso había que hacer toda una producción, porque el barrilete NO se compraba jamás, se hacía. Y así comenzaba el entretenimiento.

1.- Buscar cañas. En lo posible del mismo grosor.
2.- Tener una idea del modelo, podía ser: Estrella, exágono, rombo, en fin el que supieras.
3.- Pedir unos pesitos para ir al quiosquito a comprar: Papel barrilete de colores y dos ovillos de hilo para barrilete.
4.- Hacer el engrudo (un poco de harina y agua, sin cocinarlo, así nomás)
5.- Buscar tela vieja para hacer la cola del barrilete.
6.- Llevar todo a una casa donde te permitieran hacer mugre.
7.- Armarlo, dejarlo secar un rato, ponerle la cola,
8.- Llevarlo luciéndolo por las casas hasta el terraplén y REMONTARLO!

Lo más probable era que otros de tus amigos también lo hicieran y allí se desataba una competencia de barriletes, el más lindo, el más fuerte, el que volaba más alto y lejos.

Buenísimo.

Hoy no sé, pero creo que casi no se ven, bueno, al menos en la cantidad que solía ver.
Lo que sé es que era una buena forma de estar ocupado un fin de semana entero en algo que requería algo de mañan, ganas y que luego podías ver volando en el cielo!
.

4 comentarios:

Perdido en mi Ignorancia dijo...

yo hacia el barrilete nuevo todos los años para primavera era una tarea que compartia con mi papa, pero al engrudoi mi viejo le colocaba agua y vinagre en partes iguales, yu era hermoso ir a la plaza cercana( plaza sarmiento) y remontarlo ahi.
Gracias por el grato recuerdo madam.

M@bel_es_ Azul dijo...

Usted se lo merece, seguramente despues vos haras lo mismo (eso sí si aprobaste el post de arriba jaja) Me alegro que te haya gustado.

Anónimo dijo...

Sí yo me acuerdo que el que hacía los barriletes era mi viejo, casi diría que le gustaba ir a remontarlos más que a mí. Ibamos al campito que teníamos frente a la casa y había hasta competencia de barriletes, viejos tiempos, son cosas que no se olvidan.

Un besote.

Norberto

M@bel_es_ Azul dijo...

Viste Norberto, son otros tiempo, sin dudas, nosotros lo hicimos con Karen y te digo que nosotros parecíamos nenes armándolo y discutiendo su forma. Ahora remontarlo ... un placer!!