domingo, 20 de junio de 2010

Feliz día a todos los papás.


La verdad que El día del Padre, como dice el dicho, debería ser todos los días.
Ser Padre en estos tiempos es una de las tareas más difíciles que existen y muchas veces mal remunerada.
Hoy creo que nuestro país se encuentra con una falta de valores terrible, la figura paterna ha sido vapuleada, desmerecida, ensuciada, y equivocadamente sustituída por otras cosas y situaciones.
La mayoría con la suerte de contar con una sólida figura parental para identificarse y sentirse protegido, que es su padre.
Él no constituye sólo el soporte emocional que nos da seguridad sino que representa al sostenedor, nuestro lugar de confianza.El padre de familia es nuestro marco de referencia para aprender a enfrentar los miedos.
No es tan importante su verdadera valentía sino la imagen que elaboramos de él que lo convierte en un coloso, capaz de vencer cualquier obstáculo.
Cuando el hecho inevitable de la orfandad paterna nos castiga, sentimos que el mundo nos encuentra más vulnerables y desprevenidos, sin su presencia protectora.
Las discusiones o rebeldías terminan borradas por las olas de ternura y amor que se despiertan en nosotros, ni bien nos levantamos al día siguiente.
Los padres son como niños grandes que son capaces de enamorarse de los trencitos eléctricos, comerse las sobras de las papillas de su bebé y entretenerse con los chiches frente a los ojos incrédulos de sus hijos pequeños.
El padre debe ser sólo padre no compinche ni amigo.
Debe ejercer el rol sin evadirse de su responsabilidad específica, para moldear a un ser humano feliz y para garantizar su propia tranquilidad en el futuro.

Y también debe cuidarse de cometer actos que no querría ver en sus hijos, porque todo lo que haga para ellos será una norma, aunque lo que diga sea otra cosa.
Tengan cuidado todos aquellos padres que cuando manejan se atreven a pasar un semáforo en rojo aunque no haya nadie que quiera cruzar, porque no podrán evitar que sus hijos en el futuro hagan lo mismo.

Todos hemos tenido un padre aunque no lo hayamos conocido; y todos somos capaces de pasarnos la vida para encontrarlo. Es una necesidad casi instintiva la de saber de él, quién era, si alguna vez nos amó o hizo algo por nosotros.

Se dan complicadas negociaciones entre padres e hijos, pero lo más común es que un padre desee lo mejor para su hijo y que un hijo desee impresionar a su padre.

Cuando esto no ocurre y ese padre se convierte en un rival, es que está eludiendo su verdadero rol, a veces por inmadurez o egoísmo, otras por tener asignaturas pendientes y ser incapaz de dar un paso al costado, y también por no haber tenido él mismo una imagen paterna.
Amemos hoy a nuestros padres y demostrémoles nuestro amor de la mejor manera, mientras están vivos. Los que ya no están, nuestro más hermoso recuerdo!
(Parte de este articulo leido en la guia de psicologia 2000)

4 comentarios:

serpai dijo...

que lindo lo que decis de los padres,Mabel...es lindo..!!
Dios me ha dado tanta felicidad en la vida de serlo...!!
y cada día le pido ser un buen guia ,consejero.....para ellos...!! y Él sabe que también cad dia lo intento...
dejame aprovechar tu espacio para decirle a tus amigos que son papás que espero que pasen un día hermoso y que DIOS LOS BENDIGA A ELLOS Y A SU TAREA DE SER PAPIS...

SERGIO

Jabo dijo...

Hola, aca en España lo celebramos el 19 de marzo, y ustedes allá, hoy. Pero yo creo que los padres lo deberíamos celebrar todos los días del año.
Abrazo.Jabo

Gala dijo...

Que bonitas palabras has dedicado a los padres.
Doy gracias a Dios por haberme dado el padre que tengo.
Aunque con un dia de retraso, les mando un beso a todos los padres que saben serlo.

Besitos

M@bel_es_ Azul dijo...

Sergio, JABO; GALA: relamente tener un padre es una bendición de Dios, valorarlo, respetarlo y con el paso del tiempo entenderlo. Tarea difícil si las hay. Gracias por los calurosos saludos.

domingo, 20 de junio de 2010

Feliz día a todos los papás.


La verdad que El día del Padre, como dice el dicho, debería ser todos los días.
Ser Padre en estos tiempos es una de las tareas más difíciles que existen y muchas veces mal remunerada.
Hoy creo que nuestro país se encuentra con una falta de valores terrible, la figura paterna ha sido vapuleada, desmerecida, ensuciada, y equivocadamente sustituída por otras cosas y situaciones.
La mayoría con la suerte de contar con una sólida figura parental para identificarse y sentirse protegido, que es su padre.
Él no constituye sólo el soporte emocional que nos da seguridad sino que representa al sostenedor, nuestro lugar de confianza.El padre de familia es nuestro marco de referencia para aprender a enfrentar los miedos.
No es tan importante su verdadera valentía sino la imagen que elaboramos de él que lo convierte en un coloso, capaz de vencer cualquier obstáculo.
Cuando el hecho inevitable de la orfandad paterna nos castiga, sentimos que el mundo nos encuentra más vulnerables y desprevenidos, sin su presencia protectora.
Las discusiones o rebeldías terminan borradas por las olas de ternura y amor que se despiertan en nosotros, ni bien nos levantamos al día siguiente.
Los padres son como niños grandes que son capaces de enamorarse de los trencitos eléctricos, comerse las sobras de las papillas de su bebé y entretenerse con los chiches frente a los ojos incrédulos de sus hijos pequeños.
El padre debe ser sólo padre no compinche ni amigo.
Debe ejercer el rol sin evadirse de su responsabilidad específica, para moldear a un ser humano feliz y para garantizar su propia tranquilidad en el futuro.

Y también debe cuidarse de cometer actos que no querría ver en sus hijos, porque todo lo que haga para ellos será una norma, aunque lo que diga sea otra cosa.
Tengan cuidado todos aquellos padres que cuando manejan se atreven a pasar un semáforo en rojo aunque no haya nadie que quiera cruzar, porque no podrán evitar que sus hijos en el futuro hagan lo mismo.

Todos hemos tenido un padre aunque no lo hayamos conocido; y todos somos capaces de pasarnos la vida para encontrarlo. Es una necesidad casi instintiva la de saber de él, quién era, si alguna vez nos amó o hizo algo por nosotros.

Se dan complicadas negociaciones entre padres e hijos, pero lo más común es que un padre desee lo mejor para su hijo y que un hijo desee impresionar a su padre.

Cuando esto no ocurre y ese padre se convierte en un rival, es que está eludiendo su verdadero rol, a veces por inmadurez o egoísmo, otras por tener asignaturas pendientes y ser incapaz de dar un paso al costado, y también por no haber tenido él mismo una imagen paterna.
Amemos hoy a nuestros padres y demostrémoles nuestro amor de la mejor manera, mientras están vivos. Los que ya no están, nuestro más hermoso recuerdo!
(Parte de este articulo leido en la guia de psicologia 2000)

4 comentarios:

serpai dijo...

que lindo lo que decis de los padres,Mabel...es lindo..!!
Dios me ha dado tanta felicidad en la vida de serlo...!!
y cada día le pido ser un buen guia ,consejero.....para ellos...!! y Él sabe que también cad dia lo intento...
dejame aprovechar tu espacio para decirle a tus amigos que son papás que espero que pasen un día hermoso y que DIOS LOS BENDIGA A ELLOS Y A SU TAREA DE SER PAPIS...

SERGIO

Jabo dijo...

Hola, aca en España lo celebramos el 19 de marzo, y ustedes allá, hoy. Pero yo creo que los padres lo deberíamos celebrar todos los días del año.
Abrazo.Jabo

Gala dijo...

Que bonitas palabras has dedicado a los padres.
Doy gracias a Dios por haberme dado el padre que tengo.
Aunque con un dia de retraso, les mando un beso a todos los padres que saben serlo.

Besitos

M@bel_es_ Azul dijo...

Sergio, JABO; GALA: relamente tener un padre es una bendición de Dios, valorarlo, respetarlo y con el paso del tiempo entenderlo. Tarea difícil si las hay. Gracias por los calurosos saludos.