martes, 11 de agosto de 2009

La perseverancia de un padre.


En 1989, un terremoto de 8.2 grados por poco acaba con toda Armenia, pero sí mató a más de 30 mil personas en menos de cuatro minutos. En medio de esa devastación y caos totales, un padre desesperado dejó a su esposa segura en casa y se precipitó a la escuela donde debía estar su hijo, solo para descubrir que el edificio estaba completamente derruido.

Despues del impacto traumático inicial, recordó la promesa que le había hecho a su hijo: "PASE LO QUE PASE SIEMPRE ESTARÉ CONTIGO."Y sus ojos empezaron a llenarse de lagrimas. Mientras miraba la pila de escombros que alguna vez había sido la escuela, parecía no haber esperanza, pero no dejó de pensar en el compromiso con su hijo.

Comenzó a concentrarse en el lugar de la escuela al que caminaba su hijo a clases cada mañana. Recordó que el salón de su hijo estaría en la esquina derecha del fondo del edificio, se precipitó hacia allá y comenzó a excavar entre el cascajo.

Mientras excavaba, otros padres desesperados llegaron con la mano sobre el corazón y diciendo: '¡Mi hijo!', '¡Mi hija!' Otros padres bien intencionados trataron de apartarlo de lo que quedaba de la escuela y le decían:"¡Es demasiado tarde!", "¡Están muertos!" ,"¡No puedes ayudar!", "¡Vete a casa!", "¡Vamos, afronta la realidad, no hay nada que puedas hacer!", "¡Así solo vas a empeorar las cosas!"

A cada uno de los padres le respondía con una frase: "¿AHORA ME VAS A AYUDAR?" Y procedía a excavar en busca de su hijo, piedra por piedra.
El jefe del cuerpo de bomberos, la policía, todos trataron de persuadirlo para que dejara todo, dándole un sinfín de explicaciones, pero este padre amoroso y protector solo los escuchaba y les contestaba: "¿AHORA ME VAS A AYUDAR?"

Nadie ayudó. Valientemente siguió trabajando el solo, porque necesitaba saber por si mismo si su hijo estaba vivo o muerto. Excavo durante 8 horas... 12 horas... 24 horas... 36 horas... Y casi a las 38 horas de hacerlo, extrajo una loza y escuchó la voz de su hijo.

Con el corazón a punto de estallarle gritó su nombre: "¡ARMANDO!"Y escuchó una voz de vuelta:"¡¿PAPA?!¡Soy yo Papá! Les dije a los otros niños que no se preocuparan, les dije que si tu estabas vivo me salvarías y que cuando tu me salvaras, ellos estarían salvados. Tu me lo prometiste: 'Pase lo que pase, siempre estaré contigo.' ¡Lo hiciste Papá!"
"¿Qué esta pasando allá adentro? ¿Cómo está?" Preguntó el padre."Quedamos 14 niños de 33 papá. Tenemos miedo, hombre y sed. Cuando se cayó el edificio se hizo una cuña como un triángulo y nos salvó." "¡Sal hijo!" "¡No Papá! Deja que los otros niños salgan primero, porque yo sé que tu me sacarás. ¡Pase lo que pase, sé que estarás conmigo!

Cientos de historias similiares, verídicas nos enseñan de los milagros del amor.


7 comentarios:

lidiaazul dijo...

Ay¡,Mabel¡,què hermosor¡¡¡

Freedom dijo...

Piel de gallina y emoción Los padres por los hijos somos capaces de todo!!!

besos

María Laura dijo...

QUE GRAN LECCION, CUANTAS VECES, RENUNCIAMOS ANTES DE TIEMPO NO?

BESITOS.

María Laura dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
M@bel_es_ Azul dijo...

Lidiaazul: me alegro que te haya gustado!!! Beso.

Freedom: el testimonio es verídico, cuando todos se rinden los padres aun tenemos esperanzas.

Maria Laura: qué dificil situación no? Lo bueno de este testimonio es que aunque sea solo el papá seiguió la búsqueda. UN beso.

Bacterius Argentum dijo...

sabe que no tengo hijos,pero creo, es mas estoy seguro ke si los tuviera , daria la vida por ellos y somos muchos los ke actuariamos como el papa de la historia vioooooooooooooo

M@bel_es_ Azul dijo...

Hola Bac: ya lo creo, sin dudas!
Beso.

martes, 11 de agosto de 2009

La perseverancia de un padre.


En 1989, un terremoto de 8.2 grados por poco acaba con toda Armenia, pero sí mató a más de 30 mil personas en menos de cuatro minutos. En medio de esa devastación y caos totales, un padre desesperado dejó a su esposa segura en casa y se precipitó a la escuela donde debía estar su hijo, solo para descubrir que el edificio estaba completamente derruido.

Despues del impacto traumático inicial, recordó la promesa que le había hecho a su hijo: "PASE LO QUE PASE SIEMPRE ESTARÉ CONTIGO."Y sus ojos empezaron a llenarse de lagrimas. Mientras miraba la pila de escombros que alguna vez había sido la escuela, parecía no haber esperanza, pero no dejó de pensar en el compromiso con su hijo.

Comenzó a concentrarse en el lugar de la escuela al que caminaba su hijo a clases cada mañana. Recordó que el salón de su hijo estaría en la esquina derecha del fondo del edificio, se precipitó hacia allá y comenzó a excavar entre el cascajo.

Mientras excavaba, otros padres desesperados llegaron con la mano sobre el corazón y diciendo: '¡Mi hijo!', '¡Mi hija!' Otros padres bien intencionados trataron de apartarlo de lo que quedaba de la escuela y le decían:"¡Es demasiado tarde!", "¡Están muertos!" ,"¡No puedes ayudar!", "¡Vete a casa!", "¡Vamos, afronta la realidad, no hay nada que puedas hacer!", "¡Así solo vas a empeorar las cosas!"

A cada uno de los padres le respondía con una frase: "¿AHORA ME VAS A AYUDAR?" Y procedía a excavar en busca de su hijo, piedra por piedra.
El jefe del cuerpo de bomberos, la policía, todos trataron de persuadirlo para que dejara todo, dándole un sinfín de explicaciones, pero este padre amoroso y protector solo los escuchaba y les contestaba: "¿AHORA ME VAS A AYUDAR?"

Nadie ayudó. Valientemente siguió trabajando el solo, porque necesitaba saber por si mismo si su hijo estaba vivo o muerto. Excavo durante 8 horas... 12 horas... 24 horas... 36 horas... Y casi a las 38 horas de hacerlo, extrajo una loza y escuchó la voz de su hijo.

Con el corazón a punto de estallarle gritó su nombre: "¡ARMANDO!"Y escuchó una voz de vuelta:"¡¿PAPA?!¡Soy yo Papá! Les dije a los otros niños que no se preocuparan, les dije que si tu estabas vivo me salvarías y que cuando tu me salvaras, ellos estarían salvados. Tu me lo prometiste: 'Pase lo que pase, siempre estaré contigo.' ¡Lo hiciste Papá!"
"¿Qué esta pasando allá adentro? ¿Cómo está?" Preguntó el padre."Quedamos 14 niños de 33 papá. Tenemos miedo, hombre y sed. Cuando se cayó el edificio se hizo una cuña como un triángulo y nos salvó." "¡Sal hijo!" "¡No Papá! Deja que los otros niños salgan primero, porque yo sé que tu me sacarás. ¡Pase lo que pase, sé que estarás conmigo!

Cientos de historias similiares, verídicas nos enseñan de los milagros del amor.


7 comentarios:

lidiaazul dijo...

Ay¡,Mabel¡,què hermosor¡¡¡

Freedom dijo...

Piel de gallina y emoción Los padres por los hijos somos capaces de todo!!!

besos

María Laura dijo...

QUE GRAN LECCION, CUANTAS VECES, RENUNCIAMOS ANTES DE TIEMPO NO?

BESITOS.

María Laura dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
M@bel_es_ Azul dijo...

Lidiaazul: me alegro que te haya gustado!!! Beso.

Freedom: el testimonio es verídico, cuando todos se rinden los padres aun tenemos esperanzas.

Maria Laura: qué dificil situación no? Lo bueno de este testimonio es que aunque sea solo el papá seiguió la búsqueda. UN beso.

Bacterius Argentum dijo...

sabe que no tengo hijos,pero creo, es mas estoy seguro ke si los tuviera , daria la vida por ellos y somos muchos los ke actuariamos como el papa de la historia vioooooooooooooo

M@bel_es_ Azul dijo...

Hola Bac: ya lo creo, sin dudas!
Beso.