miércoles, 26 de enero de 2011

Megalomanía

La megalomanía se define en psiquiatría como la sobreestimación delirante de las propias capacidades.
Delirio de grandezas; convicción irracional de la propia riqueza, fama o poder.
☻No es una enfermedad por sí misma mientras no alcanza el nivel de delirio, de obsesión, de carácter claramente patológico.
☻Y cuando alcanza estos niveles es tan sólo un elemento más en el síndrome de enfermedades mentales graves.
☻En una sociedad que tiende a la depresión, unas dosis razonables de autoestima, que le acerquen a uno a su propia realidad, ayudan lo suyo.
☻Pero cuando adquieren la misma intensidad que las depresiones, pero en el polo opuesto, y no digamos si se alternan con éstas, constituyen un serio peligro no sólo para el que sufre estos accesos de delirio, sino para todo el entorno que los ha de sufrir.



Para tener en cuenta.

4 comentarios:

nadasepierde dijo...

todo en demasiada medida, es malo.
Un poquito de ser conscientes de las propias capacidades, está bien!

me encantó la frase del post anterior!

un beso

Bichicome dijo...

Ah... megalomano
buen nombre para unchoclate.

Anónimo dijo...

Uno de los desafíos más importantes que tiene el hombre es vivir una vida emocionalmente equilibrada....más aún en estos tiempos que transcurren....el hombre siempre tiende a vivir en los extremos....es una pena..falta sabiduría.

Un besote.

Norberto

Bacterius Argentum dijo...

yo que ???

miércoles, 26 de enero de 2011

Megalomanía

La megalomanía se define en psiquiatría como la sobreestimación delirante de las propias capacidades.
Delirio de grandezas; convicción irracional de la propia riqueza, fama o poder.
☻No es una enfermedad por sí misma mientras no alcanza el nivel de delirio, de obsesión, de carácter claramente patológico.
☻Y cuando alcanza estos niveles es tan sólo un elemento más en el síndrome de enfermedades mentales graves.
☻En una sociedad que tiende a la depresión, unas dosis razonables de autoestima, que le acerquen a uno a su propia realidad, ayudan lo suyo.
☻Pero cuando adquieren la misma intensidad que las depresiones, pero en el polo opuesto, y no digamos si se alternan con éstas, constituyen un serio peligro no sólo para el que sufre estos accesos de delirio, sino para todo el entorno que los ha de sufrir.



Para tener en cuenta.

4 comentarios:

nadasepierde dijo...

todo en demasiada medida, es malo.
Un poquito de ser conscientes de las propias capacidades, está bien!

me encantó la frase del post anterior!

un beso

Bichicome dijo...

Ah... megalomano
buen nombre para unchoclate.

Anónimo dijo...

Uno de los desafíos más importantes que tiene el hombre es vivir una vida emocionalmente equilibrada....más aún en estos tiempos que transcurren....el hombre siempre tiende a vivir en los extremos....es una pena..falta sabiduría.

Un besote.

Norberto

Bacterius Argentum dijo...

yo que ???