miércoles, 27 de octubre de 2010

Algunos NO de la decoración

Aquí están algunos No…


No pinte las paredes antes de encontrar los colores de telas que se correspondan apropiadamente con el color elegido. Las pinturas se pueden mezclar para obtener miles de colores, pero esto no sucede con las telas, por lo que las cortinas, las mantas, la tapicería, y el alfombrado, deben ser elegidas antes que la pintura.

No pinte un cuarto sin primero hacer una muestra del color elegido en ese lugar. La iluminación y las pequeñas impurezas de la pintura pueden engañar en cuanto al tono y la profundidad del color, por lo que siempre debe primero pintarse sólo un trozo, para confirmar la elección.


No alinee los muebles alrededor de las paredes, salvo que su cuarto sea muy pequeño. Realizar agrupaciones de muebles en el centro de su cuarto, agregará calidez e invitará a los huéspedes.


No acomode los muebles en la parte posterior del punto focal del cuarto. Esta cuestión es muy importante.


No coloque los muebles en lugares donde puedan interferir con puertas, otros muebles, espacios de tráfico natural, u otras actividades diarias.


No sature los cuartos con millones de pequeños objetos de adorno, a menos que realmente le fascinen. Igualmente, con el tiempo, a usted también comenzarán a molestarle.


No intente construir un esquema de colores con objetos de tonos muy dispares. Primero debe encontrar una tela o una manta que combine con todos los colores que usted desea utilizar, para después corregir hacia fuera, repintar, o seleccionar los ítems que no combinan con su plan.




No guarde cosas que odie. ¿Tiene usted todavía ese sofá anaranjado horrible, heredado de la abuela? Cualquier lugar es bueno para donarlo, y usted será más feliz.


No ponga adornos alrededor de un objeto que no haya elegido usted. Si su nuevo hogar vino con un alfombrado de pelusa color oro, y usted ama los colores suaves, como el blanco o rosa, esté seguro de que por más decoraciones y adornos que ponga, nunca podrá amar a esa alfombra.


No se olvide de los detalles. Si, por ejemplo, su tema es el Mediterráneo, busque lámparas con base de hierro, cajones de hierro, etc.. Si usted ama las cabañas, utilice accesorios pintados de blanco, arreglos florales, y mucha madera.


No se enamore de los muebles sólo porque tienen un color atractivo o una tela con linda textura. Busque primero las buenas líneas, las construcciones de calidad, y los detalles elegantes. Después, puede comenzar a tapizarlos con la tela del color que usted ama.


No elija colores que están en oferta en las tiendas. Intente primero tomar muestras de los mismos (de la pintura, de las telas, y de los tapizados) para llevarlos a su nuevo hogar y observar como quedan, tanto de día como de noche.


No gaste mucho dinero en objetos costosos solo por el hecho de que están "de moda". Pruebe las diferentes tendencias que hay en el mercado, y experimente también con los accesorios baratos.


No ponga muchos muebles sueltos de diferentes juegos. Si no tiene otro remedio, trate de pintarlos a todos de un mismo color (preferentemente suave y claro) o re-tapizarlos con una misma tela.


No elija siempre como fondo su color preferido. A veces, un fondo de un tono más suave puede ser un soporte ideal para acentuar sus colores predilectos, otorgándole además un tono más brillante a su cuarto.


No se olvide de prestarle mucha atención al “espíritu” de los diferentes colores –el rojo es la excitación, el azul pálido la tranquilidad y la profundidad, el verde la calma, y el amarillo la felicidad-, por lo que debe elegir el esquema de color que subraye la sensación que usted desee crear en su hogar.


No desatienda las tonalidades de los diferentes colores. Cada color en sí mismo puede ser luminoso u oscuro, fresco o calido, claro o pastoso. Tenga en cuenta estas señales al elegir el color.


No derroche su presupuesto en algo que no sea funcional, clásico, o duradero, a menos que le fascine tremendamente y no pueda vivir sin él. En general, lo mejor es comenzar con los cimientos y la estructura, y recién a partir de allí terminar la decoración.

 
Leido en Enplenitud.com

2 comentarios:

Gala dijo...

Este post me ha venido como se dice "como anillo al dedo" porque estoy pintando mi casa y cambiando algunos muebles.

Gracias Mabel.

nadasepierde dijo...

Que posr tan práctico!!! me pasó lo de los colores... lo armé yo, queriendo hacer un tono "maiz" y me salió un salmón.
por suerte me gustó como quedó, aunque era intenso, y lo raro era que cambiaba totalmente segun le diera la luz natural o no... dos cosas totalmente diferentes.

un beso

miércoles, 27 de octubre de 2010

Algunos NO de la decoración

Aquí están algunos No…


No pinte las paredes antes de encontrar los colores de telas que se correspondan apropiadamente con el color elegido. Las pinturas se pueden mezclar para obtener miles de colores, pero esto no sucede con las telas, por lo que las cortinas, las mantas, la tapicería, y el alfombrado, deben ser elegidas antes que la pintura.

No pinte un cuarto sin primero hacer una muestra del color elegido en ese lugar. La iluminación y las pequeñas impurezas de la pintura pueden engañar en cuanto al tono y la profundidad del color, por lo que siempre debe primero pintarse sólo un trozo, para confirmar la elección.


No alinee los muebles alrededor de las paredes, salvo que su cuarto sea muy pequeño. Realizar agrupaciones de muebles en el centro de su cuarto, agregará calidez e invitará a los huéspedes.


No acomode los muebles en la parte posterior del punto focal del cuarto. Esta cuestión es muy importante.


No coloque los muebles en lugares donde puedan interferir con puertas, otros muebles, espacios de tráfico natural, u otras actividades diarias.


No sature los cuartos con millones de pequeños objetos de adorno, a menos que realmente le fascinen. Igualmente, con el tiempo, a usted también comenzarán a molestarle.


No intente construir un esquema de colores con objetos de tonos muy dispares. Primero debe encontrar una tela o una manta que combine con todos los colores que usted desea utilizar, para después corregir hacia fuera, repintar, o seleccionar los ítems que no combinan con su plan.




No guarde cosas que odie. ¿Tiene usted todavía ese sofá anaranjado horrible, heredado de la abuela? Cualquier lugar es bueno para donarlo, y usted será más feliz.


No ponga adornos alrededor de un objeto que no haya elegido usted. Si su nuevo hogar vino con un alfombrado de pelusa color oro, y usted ama los colores suaves, como el blanco o rosa, esté seguro de que por más decoraciones y adornos que ponga, nunca podrá amar a esa alfombra.


No se olvide de los detalles. Si, por ejemplo, su tema es el Mediterráneo, busque lámparas con base de hierro, cajones de hierro, etc.. Si usted ama las cabañas, utilice accesorios pintados de blanco, arreglos florales, y mucha madera.


No se enamore de los muebles sólo porque tienen un color atractivo o una tela con linda textura. Busque primero las buenas líneas, las construcciones de calidad, y los detalles elegantes. Después, puede comenzar a tapizarlos con la tela del color que usted ama.


No elija colores que están en oferta en las tiendas. Intente primero tomar muestras de los mismos (de la pintura, de las telas, y de los tapizados) para llevarlos a su nuevo hogar y observar como quedan, tanto de día como de noche.


No gaste mucho dinero en objetos costosos solo por el hecho de que están "de moda". Pruebe las diferentes tendencias que hay en el mercado, y experimente también con los accesorios baratos.


No ponga muchos muebles sueltos de diferentes juegos. Si no tiene otro remedio, trate de pintarlos a todos de un mismo color (preferentemente suave y claro) o re-tapizarlos con una misma tela.


No elija siempre como fondo su color preferido. A veces, un fondo de un tono más suave puede ser un soporte ideal para acentuar sus colores predilectos, otorgándole además un tono más brillante a su cuarto.


No se olvide de prestarle mucha atención al “espíritu” de los diferentes colores –el rojo es la excitación, el azul pálido la tranquilidad y la profundidad, el verde la calma, y el amarillo la felicidad-, por lo que debe elegir el esquema de color que subraye la sensación que usted desee crear en su hogar.


No desatienda las tonalidades de los diferentes colores. Cada color en sí mismo puede ser luminoso u oscuro, fresco o calido, claro o pastoso. Tenga en cuenta estas señales al elegir el color.


No derroche su presupuesto en algo que no sea funcional, clásico, o duradero, a menos que le fascine tremendamente y no pueda vivir sin él. En general, lo mejor es comenzar con los cimientos y la estructura, y recién a partir de allí terminar la decoración.

 
Leido en Enplenitud.com

2 comentarios:

Gala dijo...

Este post me ha venido como se dice "como anillo al dedo" porque estoy pintando mi casa y cambiando algunos muebles.

Gracias Mabel.

nadasepierde dijo...

Que posr tan práctico!!! me pasó lo de los colores... lo armé yo, queriendo hacer un tono "maiz" y me salió un salmón.
por suerte me gustó como quedó, aunque era intenso, y lo raro era que cambiaba totalmente segun le diera la luz natural o no... dos cosas totalmente diferentes.

un beso