lunes, 20 de septiembre de 2010

Tratá como querés que te traten.

Hace algunos años, en los para-olímpicos de Seattle, nueve concursantes, todos con alguna discapacidad física o mental, se reunieron en la línea de salida para correr los 100 metros planos. ¡Qué esfuerzo! Pero ahí estaban frente a la línea de competencia.


Al sonido del disparo todos salieron, no exactamente como bólidos, pero con gran entusiasmo de participar en la carrera, llegar a la meta y ganar.

¿No nos pasa acaso en la medida que enfrentamos un negocio, un conflicto que resolver, un problema a solucionar que nos paramos frente a la línea?


Todos corrieron, menos uno, que tropezó en el asfalto, dio dos vueltas y empezó a llorar.
Los otros ocho oyeron al niño llorar, disminuyeron la velocidad y voltearon hacia atrás.
Todos dieron la vuelta y regresaron...

¡Todos!


Eso sí no nos pasa... Corremos sin importar si caen a diestra y siniestra.


Una niña con síndrome de Down se agachó, le dio un beso en la herida y le dijo "Eso te lo va a curar". Entonces, los nueve se agarraron de las manos y juntos caminaron hasta la meta.


Todos en el estadio se pusieron de pie, las porras y aplausos duraron varios minutos.
La gente que estuvo presente aún cuenta la historia.

¿Por qué?, ¿acaso hemos olvidado que fuimos creados para tener significado y para ayudarnos unos a otros?.

Y algo aún más increíble es que dentro de nosotros sabemos una cosa: que lo importante en esta vida va más allá de ganar nosotros mismos.


Lo importante en esta vida es ayudar a ganar a otros, aún cuando esto signifique tener que disminuir la velocidad o cambiar el rumbo.


¿Qué esperás para darle una mano a tu pariente que ha sido tomado como el menos?


¿Qué esperás para hacer una llamada a casa y decirles a los tuyos que cuenten con vos ?


¡Qué bueno que a tu compañero de trabajo le ofrezcas de tu tiempo para ayudarle en esa tarea que lo mantiene estresado!


¡Qué bueno que sin ir muy lejos mires en tu casa, en tu esposa y en tus hijos la oportunidad para darles un beso y decirles: Esto te puede curar y luego como los niños de Seatle, agarrarse de las manos y buscar la meta!


Solo no lo lograrás.


Bernardo Porras

3 comentarios:

la voz dormid@ dijo...

Ojala y todo el mundo pasara por aquí y leyeran estos sabios mensajes, el mundo funcionaria mejor.

Un abrazo!!

Bacterius Argentum dijo...

madam basta de esto vio, que me se pianta un lagrimon y los nenes no debn llorar sabe .

M@bel_es_ Azul dijo...

La voz DOrmida: Te agradezco tus palabras, simplemente primeramente este tipo de reflexiones me ayudan a mí cada día a pensar que dtodos, un poco,podemos cambiar las cosas.
Un Beso.


Bac: A mí no me venga con que los nenes no lloran eh? :)

lunes, 20 de septiembre de 2010

Tratá como querés que te traten.

Hace algunos años, en los para-olímpicos de Seattle, nueve concursantes, todos con alguna discapacidad física o mental, se reunieron en la línea de salida para correr los 100 metros planos. ¡Qué esfuerzo! Pero ahí estaban frente a la línea de competencia.


Al sonido del disparo todos salieron, no exactamente como bólidos, pero con gran entusiasmo de participar en la carrera, llegar a la meta y ganar.

¿No nos pasa acaso en la medida que enfrentamos un negocio, un conflicto que resolver, un problema a solucionar que nos paramos frente a la línea?


Todos corrieron, menos uno, que tropezó en el asfalto, dio dos vueltas y empezó a llorar.
Los otros ocho oyeron al niño llorar, disminuyeron la velocidad y voltearon hacia atrás.
Todos dieron la vuelta y regresaron...

¡Todos!


Eso sí no nos pasa... Corremos sin importar si caen a diestra y siniestra.


Una niña con síndrome de Down se agachó, le dio un beso en la herida y le dijo "Eso te lo va a curar". Entonces, los nueve se agarraron de las manos y juntos caminaron hasta la meta.


Todos en el estadio se pusieron de pie, las porras y aplausos duraron varios minutos.
La gente que estuvo presente aún cuenta la historia.

¿Por qué?, ¿acaso hemos olvidado que fuimos creados para tener significado y para ayudarnos unos a otros?.

Y algo aún más increíble es que dentro de nosotros sabemos una cosa: que lo importante en esta vida va más allá de ganar nosotros mismos.


Lo importante en esta vida es ayudar a ganar a otros, aún cuando esto signifique tener que disminuir la velocidad o cambiar el rumbo.


¿Qué esperás para darle una mano a tu pariente que ha sido tomado como el menos?


¿Qué esperás para hacer una llamada a casa y decirles a los tuyos que cuenten con vos ?


¡Qué bueno que a tu compañero de trabajo le ofrezcas de tu tiempo para ayudarle en esa tarea que lo mantiene estresado!


¡Qué bueno que sin ir muy lejos mires en tu casa, en tu esposa y en tus hijos la oportunidad para darles un beso y decirles: Esto te puede curar y luego como los niños de Seatle, agarrarse de las manos y buscar la meta!


Solo no lo lograrás.


Bernardo Porras

3 comentarios:

la voz dormid@ dijo...

Ojala y todo el mundo pasara por aquí y leyeran estos sabios mensajes, el mundo funcionaria mejor.

Un abrazo!!

Bacterius Argentum dijo...

madam basta de esto vio, que me se pianta un lagrimon y los nenes no debn llorar sabe .

M@bel_es_ Azul dijo...

La voz DOrmida: Te agradezco tus palabras, simplemente primeramente este tipo de reflexiones me ayudan a mí cada día a pensar que dtodos, un poco,podemos cambiar las cosas.
Un Beso.


Bac: A mí no me venga con que los nenes no lloran eh? :)