lunes, 12 de julio de 2010

Humo en la Espalda


Norman Vincent Peale contó una historia de su niñez que revela la manera en que la desobediencia obstaculiza nuestras vidas.

Cuando niño una vez se consiguió un puro.
Se dirigió a un pasillo trasero donde imaginó que nadie lo vería y lo encendió.

Al fumarlo descubrió que no tenía buen sabor, pero sí le hacía sentirse adulto.
Al exhalar el humo notó que un hombre venía por el pasillo en dirección a él.
A medida que el hombre se acercaba, Norman se percató horrorizado que era su padre.
Era muy tarde para tratar de tirar el puro, por lo tanto, lo escondió detrás de él y trató de actuar de la manera más natural posible.

Se saludaron y para consternación del muchacho, su padre comenzó a conversar con él. Desesperado por distraer la atención de este, el niño divisó una cartelera cercana que anunciaba un circo.

«¿Puedo ir al circo, papá?», le rogó. «¿Puedo ir cuando venga al pueblo? ¿Por favor, papá?»

«Hijo», respondió su padre en voz baja, pero firme, «nunca hagas una petición mientras al mismo tiempo tratas de ocultar el humo espeso de la desobediencia a tus espaldas».

Peale nunca olvidó la respuesta de su padre.
Le enseñó una valiosa leccion para toda su vida.



Maxwell, J. C. (1998; 2003). Compañeros De Oración. Thomas Nelson, Inc.

2 comentarios:

Jabo dijo...

Es buenísimo.
Abrazo. Jabo

M@bel_es_ Azul dijo...

Jabo: me alegro te guste, y OBVIAMENTE ¡FELICITACIONES POR LA COPA DEL MUNDO!!!!

lunes, 12 de julio de 2010

Humo en la Espalda


Norman Vincent Peale contó una historia de su niñez que revela la manera en que la desobediencia obstaculiza nuestras vidas.

Cuando niño una vez se consiguió un puro.
Se dirigió a un pasillo trasero donde imaginó que nadie lo vería y lo encendió.

Al fumarlo descubrió que no tenía buen sabor, pero sí le hacía sentirse adulto.
Al exhalar el humo notó que un hombre venía por el pasillo en dirección a él.
A medida que el hombre se acercaba, Norman se percató horrorizado que era su padre.
Era muy tarde para tratar de tirar el puro, por lo tanto, lo escondió detrás de él y trató de actuar de la manera más natural posible.

Se saludaron y para consternación del muchacho, su padre comenzó a conversar con él. Desesperado por distraer la atención de este, el niño divisó una cartelera cercana que anunciaba un circo.

«¿Puedo ir al circo, papá?», le rogó. «¿Puedo ir cuando venga al pueblo? ¿Por favor, papá?»

«Hijo», respondió su padre en voz baja, pero firme, «nunca hagas una petición mientras al mismo tiempo tratas de ocultar el humo espeso de la desobediencia a tus espaldas».

Peale nunca olvidó la respuesta de su padre.
Le enseñó una valiosa leccion para toda su vida.



Maxwell, J. C. (1998; 2003). Compañeros De Oración. Thomas Nelson, Inc.

2 comentarios:

Jabo dijo...

Es buenísimo.
Abrazo. Jabo

M@bel_es_ Azul dijo...

Jabo: me alegro te guste, y OBVIAMENTE ¡FELICITACIONES POR LA COPA DEL MUNDO!!!!