jueves, 1 de abril de 2010

Sin ti, nada es igual.


Un niño estaba intentando conseguir una parte en una obra en la escuela.

Su mamá contaba que el niño había puesto su corazón en ello y ella temía que no fuera elegido.

El día que las partes de la obra fueron repartidas, estaba en la escuela.

El niño salió corriendo con los ojos brillantes, con orgullo y emoción.

"Adivina qué mamá" gritó y luego dijo las palabras que permanecerán como una lección para mí:


"He sido elegido para aplaudir y animar".





¿Cómo te sentirías si tu hijo te deijiera estas palablas?



¿Pensarías: "Qué poco valoran a mi hijo"?



¿Menospreciarías a los demás niños que sí actuarían?



¿Enfrentarías a los docentes pidiendo cuentas sobre el reparto de papeles?



¿Felicitarías a los docentes por despertar en tu hijo "pasión" aún en una tarea tan simple?


2 comentarios:

El Drac dijo...

Dependiendo de si a mi hijo le gusta o no actuar yo me alegraría, porque me parecería pesado que a los estudios y tareas se le añada el trabajo de aprender y participar de los ensayos de una obra. Opino que el colegio tiene 3 objetivos cultura general, ejercitar el cerebro, y sociabilizar al niño para que aprenda a interactuar con la sociedad; cuando sea mayor aprenderá un oficio o un a profesión que le ayude a ganarse un lugar. Un abrazo

Bacterius Argentum dijo...

primero no tengo hijos, asi que la cosa puede cambiar cuando( si los llegase a tener) los tenga pero por el momento creo que si mi hijo tenia ganas de actuar iria a hablar con los maestros con buena onda sin prepotencias , para saber el motivo de que le dieran ese papel, ademas alenmtaria a mi hijo para que ese papel que le dieron lo haga lo mejor posible ya que ningun trabajo es insignificante vio

jueves, 1 de abril de 2010

Sin ti, nada es igual.


Un niño estaba intentando conseguir una parte en una obra en la escuela.

Su mamá contaba que el niño había puesto su corazón en ello y ella temía que no fuera elegido.

El día que las partes de la obra fueron repartidas, estaba en la escuela.

El niño salió corriendo con los ojos brillantes, con orgullo y emoción.

"Adivina qué mamá" gritó y luego dijo las palabras que permanecerán como una lección para mí:


"He sido elegido para aplaudir y animar".





¿Cómo te sentirías si tu hijo te deijiera estas palablas?



¿Pensarías: "Qué poco valoran a mi hijo"?



¿Menospreciarías a los demás niños que sí actuarían?



¿Enfrentarías a los docentes pidiendo cuentas sobre el reparto de papeles?



¿Felicitarías a los docentes por despertar en tu hijo "pasión" aún en una tarea tan simple?


2 comentarios:

El Drac dijo...

Dependiendo de si a mi hijo le gusta o no actuar yo me alegraría, porque me parecería pesado que a los estudios y tareas se le añada el trabajo de aprender y participar de los ensayos de una obra. Opino que el colegio tiene 3 objetivos cultura general, ejercitar el cerebro, y sociabilizar al niño para que aprenda a interactuar con la sociedad; cuando sea mayor aprenderá un oficio o un a profesión que le ayude a ganarse un lugar. Un abrazo

Bacterius Argentum dijo...

primero no tengo hijos, asi que la cosa puede cambiar cuando( si los llegase a tener) los tenga pero por el momento creo que si mi hijo tenia ganas de actuar iria a hablar con los maestros con buena onda sin prepotencias , para saber el motivo de que le dieran ese papel, ademas alenmtaria a mi hijo para que ese papel que le dieron lo haga lo mejor posible ya que ningun trabajo es insignificante vio