viernes, 5 de marzo de 2010

No solo hace falta sabiduría, también hace falta INTELIGENCIA


A fines de la década de 1950, el propietario de una pequeña cadena de ramos generales en el sur de Estados Unidos, se dio cuenta de que no podía conservar en inventario los aros de hula-hula. Esta manía se propagaba por todo el país con rapidez, y ni siquiera el fabricante podía suplir la demanda.

-Lo lamentamos- le dijo el fabricante al dueño de los negocios-. Este producto se ha convertido en una manía nacional, y no podemos fabricarlo con la rapidez que necesita. Me temo que deberá esperar bastante para recibir más aros de hula-hula.

El dueño podría haber dicho a sus gerentes que se disculparán con los clientes, y explicarles luego que el juego tan popular simplemente no estaba disponible. En vez de hacer eso, este señor ordenó algunos tubos plásticos y comenzó a fabricar sus propios aros, ¡con un asombroso ritmo de producción de tres mil por noche!

Este ingenioso propietario con mucha iniciativa, trajo el mismo sentido de creatividad y una actitud de yo puedo hacerlo a todo lo que hizo. Estaba dispuesto a atravesar cualquier obstáculo para satisfacer a sus clientes.
Su cadena de negocios creció y obtuvo gran renombre y el hombre se volvió multimillonario.

¿Su nombre? Sam Walton (fundador de Wal-Mart).

4 comentarios:

Bacterius Argentum dijo...

yo colaboro con $3.80 menos iva
hagamos una vaquita y fundemos un negocio vio

M@bel_es_ Azul dijo...

Bac: y qué te parece que funcione hoy día?

Anónimo dijo...

Ya te dije Mabel....miles y miles de tipos sentados todos los días frente a la TV viendo "fulbo pa´todos"...algo deben precisar...es cuestión de estrujar el marote....jajajajaj

Un besote.

Norberto

M@bel_es_ Azul dijo...

Norbert: mirá esta dando, supongo el último del día, me atrevo a decir que las mujeres compraría un hermoso palo de amasar pero tipo Tonfa!! Ja!!!

Y ellos, o sea Uds, ¿qué compraría? Un almohadon para los pies que levantan sobre la silla pa ver fulbo!!}

HARIA FORTUNAS!! Besooooooooooooo

viernes, 5 de marzo de 2010

No solo hace falta sabiduría, también hace falta INTELIGENCIA


A fines de la década de 1950, el propietario de una pequeña cadena de ramos generales en el sur de Estados Unidos, se dio cuenta de que no podía conservar en inventario los aros de hula-hula. Esta manía se propagaba por todo el país con rapidez, y ni siquiera el fabricante podía suplir la demanda.

-Lo lamentamos- le dijo el fabricante al dueño de los negocios-. Este producto se ha convertido en una manía nacional, y no podemos fabricarlo con la rapidez que necesita. Me temo que deberá esperar bastante para recibir más aros de hula-hula.

El dueño podría haber dicho a sus gerentes que se disculparán con los clientes, y explicarles luego que el juego tan popular simplemente no estaba disponible. En vez de hacer eso, este señor ordenó algunos tubos plásticos y comenzó a fabricar sus propios aros, ¡con un asombroso ritmo de producción de tres mil por noche!

Este ingenioso propietario con mucha iniciativa, trajo el mismo sentido de creatividad y una actitud de yo puedo hacerlo a todo lo que hizo. Estaba dispuesto a atravesar cualquier obstáculo para satisfacer a sus clientes.
Su cadena de negocios creció y obtuvo gran renombre y el hombre se volvió multimillonario.

¿Su nombre? Sam Walton (fundador de Wal-Mart).

4 comentarios:

Bacterius Argentum dijo...

yo colaboro con $3.80 menos iva
hagamos una vaquita y fundemos un negocio vio

M@bel_es_ Azul dijo...

Bac: y qué te parece que funcione hoy día?

Anónimo dijo...

Ya te dije Mabel....miles y miles de tipos sentados todos los días frente a la TV viendo "fulbo pa´todos"...algo deben precisar...es cuestión de estrujar el marote....jajajajaj

Un besote.

Norberto

M@bel_es_ Azul dijo...

Norbert: mirá esta dando, supongo el último del día, me atrevo a decir que las mujeres compraría un hermoso palo de amasar pero tipo Tonfa!! Ja!!!

Y ellos, o sea Uds, ¿qué compraría? Un almohadon para los pies que levantan sobre la silla pa ver fulbo!!}

HARIA FORTUNAS!! Besooooooooooooo