domingo, 21 de marzo de 2010

Domingo dia de reflexion

Hace unos años el hospital cerca de casa, varias veces por semana, recibía la sisita de los Angeles Azules.

imagenes y comentarios para hi5

¿Quiénes eran?
Eran personas, no eran alados seres celestiales brillantes e inmensamente perfectos y bonitos.
Eran simples mortales.

Un grupo de mujeres que se acercaba con una palabra de aliento hacia las camas que no recibían visitas, con una mano cálida para aquel que estaba solo.

Era un grupo de gente con corazón, que destinaba tiempo, su porpio tiempo, sin fines de lucro, a sanar las heridas que los doctores no podían... las heridas del alma.

Y así cada día, cada semana, las caras que ocupaban las camas iban cambiando, algunas retornaban a sus casas, otras retornaban al "Hogar".

Muchas veces miranon las camas vacías, las camas de aquellos que solo un suspiro los unía con este mundo...pero ya se habían ido.

La sonrisa aparecía al recordar que "habían sido visitados", que recibieron lo que ellos traían para dar.

Los días fueron pasando...hoy no sé que habrá sido de ese grupo de "angeles" pero estoy segura que quiénes hayan recibido sus visitas Nunca lo Olvidarán.

... ¿y nosotros, qué hacemos por aquellos que están en necesidad?

2 comentarios:

Olga i Carles dijo...

Esos angeles siempre existen, muchas veces ni les vemos por nuestra obsesión del día.
En lo más insignificante siempre BRILLA UNA LUZ.


Un abrazo.
Feliz semana.

M@bel_es_ Azul dijo...

Olga Y Carlos: lo más importante es que están no?

Buena semana para Uds. también.

domingo, 21 de marzo de 2010

Domingo dia de reflexion

Hace unos años el hospital cerca de casa, varias veces por semana, recibía la sisita de los Angeles Azules.

imagenes y comentarios para hi5

¿Quiénes eran?
Eran personas, no eran alados seres celestiales brillantes e inmensamente perfectos y bonitos.
Eran simples mortales.

Un grupo de mujeres que se acercaba con una palabra de aliento hacia las camas que no recibían visitas, con una mano cálida para aquel que estaba solo.

Era un grupo de gente con corazón, que destinaba tiempo, su porpio tiempo, sin fines de lucro, a sanar las heridas que los doctores no podían... las heridas del alma.

Y así cada día, cada semana, las caras que ocupaban las camas iban cambiando, algunas retornaban a sus casas, otras retornaban al "Hogar".

Muchas veces miranon las camas vacías, las camas de aquellos que solo un suspiro los unía con este mundo...pero ya se habían ido.

La sonrisa aparecía al recordar que "habían sido visitados", que recibieron lo que ellos traían para dar.

Los días fueron pasando...hoy no sé que habrá sido de ese grupo de "angeles" pero estoy segura que quiénes hayan recibido sus visitas Nunca lo Olvidarán.

... ¿y nosotros, qué hacemos por aquellos que están en necesidad?

2 comentarios:

Olga i Carles dijo...

Esos angeles siempre existen, muchas veces ni les vemos por nuestra obsesión del día.
En lo más insignificante siempre BRILLA UNA LUZ.


Un abrazo.
Feliz semana.

M@bel_es_ Azul dijo...

Olga Y Carlos: lo más importante es que están no?

Buena semana para Uds. también.