miércoles, 3 de febrero de 2010

Por qué los perros no viven tanto como las personas.

Una historia relata:

“Soy veterinario, y me llamaron para revisar un perro de raza Wolfhound Irlandês, llamado Belker.

Los dueños del animal, Ron, su esposa Lisa, y su hijito Shane, estaban muy encariñados con Belker y esperaban un milagro.

Examine a Belker y descubrí que se estaba muriendo de un cáncer muy doloroso.



Les dije a la familia que no habría milagros con Belker y me ofrecí para proceder a la eutanasia para el viejito perrito en la casa.

Mientras hacíamos los arreglos, Ron y Lisa me contaron que habían pensado si no seria bueno que Shane, de cuatro años, observara el procedimiento. Ellos creían que Shane podría aprender algo de la experiencia

Al día seguiente, yo senti un “nudo en la garganta” mientras la familia de Belker lo rodeaba.

Shane, el niño, parecía tan tranquilo, acariciando al viejo perrito por ultima vez, que imagine si el entendía lo que estaba pasando.

Al ratito, Belker se fue, pacificamente. El niño parecía aceptar la transición de Belker, sin dificultad o enojo.

Nos sentamos, al rato de haber fallecido Belker, hablando sobre el triste hecho de la vida de los animales, que sea más corta que la vida de los seres humanos.

Shane, que había estado escuchando silenciosamente, dijo: “Yo sé por qué."

Anonadados, lo miramos. Lo que dijo me asombró. Jamás oí una explicación más reconfortante.

El dijo: - “Las personas nacen para que puedan aprender a tener una buena vida, como amar a todo el mundo, todo el tiempo y ser bueno, no es cierto?
Bien, los perros ya nacen sabiendo como hacer eso, por lo tanto no precisan quedarse tanto tiempo."


***********************************
Así es, muchas veces somos sorprendidos por las respuestas o dichos de niños, como este de 4 años, tan preciso y contundente.


2 comentarios:

María Laura dijo...

MARAVILLOSO!!!!

M@bel_es_ Azul dijo...

Me alegro te haya gustado.
Besossss... :)

miércoles, 3 de febrero de 2010

Por qué los perros no viven tanto como las personas.

Una historia relata:

“Soy veterinario, y me llamaron para revisar un perro de raza Wolfhound Irlandês, llamado Belker.

Los dueños del animal, Ron, su esposa Lisa, y su hijito Shane, estaban muy encariñados con Belker y esperaban un milagro.

Examine a Belker y descubrí que se estaba muriendo de un cáncer muy doloroso.



Les dije a la familia que no habría milagros con Belker y me ofrecí para proceder a la eutanasia para el viejito perrito en la casa.

Mientras hacíamos los arreglos, Ron y Lisa me contaron que habían pensado si no seria bueno que Shane, de cuatro años, observara el procedimiento. Ellos creían que Shane podría aprender algo de la experiencia

Al día seguiente, yo senti un “nudo en la garganta” mientras la familia de Belker lo rodeaba.

Shane, el niño, parecía tan tranquilo, acariciando al viejo perrito por ultima vez, que imagine si el entendía lo que estaba pasando.

Al ratito, Belker se fue, pacificamente. El niño parecía aceptar la transición de Belker, sin dificultad o enojo.

Nos sentamos, al rato de haber fallecido Belker, hablando sobre el triste hecho de la vida de los animales, que sea más corta que la vida de los seres humanos.

Shane, que había estado escuchando silenciosamente, dijo: “Yo sé por qué."

Anonadados, lo miramos. Lo que dijo me asombró. Jamás oí una explicación más reconfortante.

El dijo: - “Las personas nacen para que puedan aprender a tener una buena vida, como amar a todo el mundo, todo el tiempo y ser bueno, no es cierto?
Bien, los perros ya nacen sabiendo como hacer eso, por lo tanto no precisan quedarse tanto tiempo."


***********************************
Así es, muchas veces somos sorprendidos por las respuestas o dichos de niños, como este de 4 años, tan preciso y contundente.


2 comentarios:

María Laura dijo...

MARAVILLOSO!!!!

M@bel_es_ Azul dijo...

Me alegro te haya gustado.
Besossss... :)