domingo, 21 de febrero de 2010

Domingo, día de reflexion.


Cada día, al final del día, es bueno considerar o pensar sobre todo lo hecho durante la jornada.


Muchas veces esa meditación nos deja con un sabor amargo.

Tal vez lo sucedido entre tanto no fue lo esperado.

Tal vez los planes se frustraron.

Tal vez amaneció y con todas las ganas comenzamos un día con las mejores y más buenas intenciones, sin embargo las circunstancias lo modificaron todo.


La manera en que reaccionamos ante los conflictos, esas emociones que se ponen en juego cada vez que debo resolver un pequeño, mediano o gran dilema. Esa Inteligencia emocional que muchas veces se nos escapa ¿de la mente? ¿del corazón?


Como comience un día y como termine, en gran parte depende de mí; y si aún así no logro los objetivos que me daría esa felicidad diaria que busco, aún así, la madurez, el crecimiento me empujan a serenarme, tranquilizarme y entregar este peso a Uno Superior.


Si esos objetivos se frustran por causas ajenas a mí, muchas veces mis reacciones suelen ser más duras, menos conciliaoras, menos tolerantes. ¿Por qué?

Porque así somos, tendemos, como seres humanos a echar culpas y a no perdonar de la misma manera que esperamos que otros nos disculpen.


Reflexionar es parte de la vida, lo hacés todo el tiempo, pero tal vez no te das cuenta.


Hoy es un día de descanso para la mayoría de los mortales, te invito a que aunque sea unos minutos te sientes a reflexionar sobre aquello que te está pesando sobre los hombros.



Mabel.

3 comentarios:

Bacterius Argentum dijo...

lamento contradecirte mabel pero el domingo no es dia de reflexion, es dia de vagancia a full vio

M@bel_es_ Azul dijo...

Bac, no es una contradicción lo que acabás de escribir sino una reflexion sobre el tema!























TOmá! JA!!!!

Bacterius Argentum dijo...

ta bien tomo vio





















jejejejeje

domingo, 21 de febrero de 2010

Domingo, día de reflexion.


Cada día, al final del día, es bueno considerar o pensar sobre todo lo hecho durante la jornada.


Muchas veces esa meditación nos deja con un sabor amargo.

Tal vez lo sucedido entre tanto no fue lo esperado.

Tal vez los planes se frustraron.

Tal vez amaneció y con todas las ganas comenzamos un día con las mejores y más buenas intenciones, sin embargo las circunstancias lo modificaron todo.


La manera en que reaccionamos ante los conflictos, esas emociones que se ponen en juego cada vez que debo resolver un pequeño, mediano o gran dilema. Esa Inteligencia emocional que muchas veces se nos escapa ¿de la mente? ¿del corazón?


Como comience un día y como termine, en gran parte depende de mí; y si aún así no logro los objetivos que me daría esa felicidad diaria que busco, aún así, la madurez, el crecimiento me empujan a serenarme, tranquilizarme y entregar este peso a Uno Superior.


Si esos objetivos se frustran por causas ajenas a mí, muchas veces mis reacciones suelen ser más duras, menos conciliaoras, menos tolerantes. ¿Por qué?

Porque así somos, tendemos, como seres humanos a echar culpas y a no perdonar de la misma manera que esperamos que otros nos disculpen.


Reflexionar es parte de la vida, lo hacés todo el tiempo, pero tal vez no te das cuenta.


Hoy es un día de descanso para la mayoría de los mortales, te invito a que aunque sea unos minutos te sientes a reflexionar sobre aquello que te está pesando sobre los hombros.



Mabel.

3 comentarios:

Bacterius Argentum dijo...

lamento contradecirte mabel pero el domingo no es dia de reflexion, es dia de vagancia a full vio

M@bel_es_ Azul dijo...

Bac, no es una contradicción lo que acabás de escribir sino una reflexion sobre el tema!























TOmá! JA!!!!

Bacterius Argentum dijo...

ta bien tomo vio





















jejejejeje