domingo, 3 de enero de 2010

Buen comienzo.

Tomemos doce meses completos, límpielos prolijamente de toda amargura, odio y celo, póngalos tan fresco y limpios como sea posible.

Ahora corte cada mes en veintiocho, treinta o treinta y un partes diferentes, pero no junte todos los pedazos al mismo tiempo.
Prepárelo un día a la vez a partir de estos ingredientes.

Mezcle bien en cada día una parte de fe, una parte de paciencia, una parte de valor y una parte de trabajo.

Agregue a cada día una parte de esperanza, fidelidad, generosidad y bondad. Combine con una parte de oración, una parte de meditación y una de buenas obras. Sazone el todo con una dosis de buen ánimo, un rocío de diversión, una pizca de juego, y una taza de buen humor.

Vierta todo esto en un recipiente de amor.
Cueza a fuego lento sobre gozo radiante, aderece con una sonrisa y sirva con quietud, desprendimiento y alegría.

Está en camino a tener un feliz año nuevo.


Fuente: http://www.motivateus.com/

2 comentarios:

Clara dijo...

¡Buena receta!, hay que probar, hay que probar todas las recetas que nos pongan en el buen camino. Este nuevo año tiene que ser mejor que el anterior, y dependerá de nosotros... ¡qué responsabilidad!, jaja.
Con optimismo y mucho esfuerzo lo conseguiremos.

M@bel_es_ Azul dijo...

Clara: Probaremos entonces en hacer lo que nos corresponda!!
Cxlaro que lo conseguiremos!!

Un beso.

domingo, 3 de enero de 2010

Buen comienzo.

Tomemos doce meses completos, límpielos prolijamente de toda amargura, odio y celo, póngalos tan fresco y limpios como sea posible.

Ahora corte cada mes en veintiocho, treinta o treinta y un partes diferentes, pero no junte todos los pedazos al mismo tiempo.
Prepárelo un día a la vez a partir de estos ingredientes.

Mezcle bien en cada día una parte de fe, una parte de paciencia, una parte de valor y una parte de trabajo.

Agregue a cada día una parte de esperanza, fidelidad, generosidad y bondad. Combine con una parte de oración, una parte de meditación y una de buenas obras. Sazone el todo con una dosis de buen ánimo, un rocío de diversión, una pizca de juego, y una taza de buen humor.

Vierta todo esto en un recipiente de amor.
Cueza a fuego lento sobre gozo radiante, aderece con una sonrisa y sirva con quietud, desprendimiento y alegría.

Está en camino a tener un feliz año nuevo.


Fuente: http://www.motivateus.com/

2 comentarios:

Clara dijo...

¡Buena receta!, hay que probar, hay que probar todas las recetas que nos pongan en el buen camino. Este nuevo año tiene que ser mejor que el anterior, y dependerá de nosotros... ¡qué responsabilidad!, jaja.
Con optimismo y mucho esfuerzo lo conseguiremos.

M@bel_es_ Azul dijo...

Clara: Probaremos entonces en hacer lo que nos corresponda!!
Cxlaro que lo conseguiremos!!

Un beso.