martes, 29 de diciembre de 2009

Principios básicos del matrimonio

Debe haber ciertos límites en la relación matrimonial, porque son los que lo van a proteger del deterioro.Estos límites los ha establecido el que diseñó y creo el Matrimonio. Entre ellos están:
El Respeto.

Este es primer y más importante límite en toda relación humana y especialmente en el Matrimonio; porque si se pierde este límite, la relación puede caer en una onda destructiva. Las faltas de respeto destruyen la confianza y borran las cosas buenas que se hayan hecho. Es normal que tengan diferencias de criterio para tomar decisiones, pero esas diferencias deben manejarlas con respeto, considerando las opiniones del otro como válidas e importantes, igual que las suyas.
Entonces exponen sus argumentos, pidiéndole sabiduría a Dios (si son creyentes) y tratan de ceder y ponerse de acuerdo.
Si aun así no logran ponerse de acuerdo, busquen alguna ayuda que les ayude a discernir la situación.
Pero nunca traten de imponer su criterio ni de exigir al otro. Eso es una falta de respeto.


La Consideración. Este es otro límite importante, que deben tener todos los matrimonios. Tiene que ver con la conciencia del trabajo de cada uno y considerar el esfuerzo que hace el otro.
Deben considerarse mutuamente y estar siempre dispuestos a balancear las cargas de trabajo y de la casa. Valorar el trabajo de cada cual.
La Fidelidad: Este límite es vital para la estabilidad emocional del Matrimonio. Ambos deben afirmarse constantemente dándose palabras de afirmación hasta que la muerte los separe. Para lograr asegurar a su cónyuge en esta área, es necesario que ambos sientan la libertad de expresar sus sentimientos, sus ideas, sus sueños y anhelos sin que el otro le invalide ni le imponga su propio criterio.
La libertad de expresión en el Matrimonio afirma y fortalece la Fidelidad.
El Orden de Prioridades. 1ro: la atención al cónyuge, después los hijos, después el trabajo, luego los familiares y luego el resto.
Este es el orden de prioridades que le da a la familia el marco de estabilidad emocional que necesitan para poder manejar bien las relaciones.
La Honestidad. Este límite incluye hablar siempre con la verdad, honesta y transparentemente. La mentira por más pequeña que sea, siempre va a producir problemas en algún momento de la vida.
El engaño y la deshonestidad siempre van a traer malas consecuencias tarde o temprano. Ambos cónyuges deben ponerse el límite de la honestidad y hablar la verdad siempre, abriendo el corazón y expresando sentimientos y emociones y orando juntos el uno por el otro.Si alguno de los cónyuges ha fallado en estos límites, no le juzgue ni le condene. La mejor manera de ayudar a un cónyuge que está fallando en alguna de estas áreas no es criticándole ni regañándole.
Es hablando al respecto con paz y sabiduría y tomando la decisión de hacer las cosas bien.
Tomen la decisión de perdonarse por haber fallado en alguno o varios de esos límites y decidan hacer el esfuerzo de no volver a pasarlos y apoyarse, perdonarse y levantarse cuando alguno falle ocasionalmente.
Tu matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado.
CUÍDALO

6 comentarios:

SoniCamalea dijo...

ole ole oleeeeeeeeeeee que guapo, todo verdades si sr asi me gusta cielo.
gran entrada, muy buena y acertada.
feliz año y besitos

M@bel_es_ Azul dijo...

SoniCamalea: ¡cuánta efusividad!!!!
Me alegro te haya gustado!! Besos!!

Bacterius Argentum dijo...

matrimonio=game over

M@bel_es_ Azul dijo...

Bac: Lo importante " no dejar de intentar"!!!

Bacterius Argentum dijo...

le juro sobre los labios carnosos de la Jolie m que no ceso de intentar no casarme vio.

M@bel_es_ Azul dijo...

jajaja, mirá que yoli bno tiene drama, eso sí, ella siempre con papeles eh?

martes, 29 de diciembre de 2009

Principios básicos del matrimonio

Debe haber ciertos límites en la relación matrimonial, porque son los que lo van a proteger del deterioro.Estos límites los ha establecido el que diseñó y creo el Matrimonio. Entre ellos están:
El Respeto.

Este es primer y más importante límite en toda relación humana y especialmente en el Matrimonio; porque si se pierde este límite, la relación puede caer en una onda destructiva. Las faltas de respeto destruyen la confianza y borran las cosas buenas que se hayan hecho. Es normal que tengan diferencias de criterio para tomar decisiones, pero esas diferencias deben manejarlas con respeto, considerando las opiniones del otro como válidas e importantes, igual que las suyas.
Entonces exponen sus argumentos, pidiéndole sabiduría a Dios (si son creyentes) y tratan de ceder y ponerse de acuerdo.
Si aun así no logran ponerse de acuerdo, busquen alguna ayuda que les ayude a discernir la situación.
Pero nunca traten de imponer su criterio ni de exigir al otro. Eso es una falta de respeto.


La Consideración. Este es otro límite importante, que deben tener todos los matrimonios. Tiene que ver con la conciencia del trabajo de cada uno y considerar el esfuerzo que hace el otro.
Deben considerarse mutuamente y estar siempre dispuestos a balancear las cargas de trabajo y de la casa. Valorar el trabajo de cada cual.
La Fidelidad: Este límite es vital para la estabilidad emocional del Matrimonio. Ambos deben afirmarse constantemente dándose palabras de afirmación hasta que la muerte los separe. Para lograr asegurar a su cónyuge en esta área, es necesario que ambos sientan la libertad de expresar sus sentimientos, sus ideas, sus sueños y anhelos sin que el otro le invalide ni le imponga su propio criterio.
La libertad de expresión en el Matrimonio afirma y fortalece la Fidelidad.
El Orden de Prioridades. 1ro: la atención al cónyuge, después los hijos, después el trabajo, luego los familiares y luego el resto.
Este es el orden de prioridades que le da a la familia el marco de estabilidad emocional que necesitan para poder manejar bien las relaciones.
La Honestidad. Este límite incluye hablar siempre con la verdad, honesta y transparentemente. La mentira por más pequeña que sea, siempre va a producir problemas en algún momento de la vida.
El engaño y la deshonestidad siempre van a traer malas consecuencias tarde o temprano. Ambos cónyuges deben ponerse el límite de la honestidad y hablar la verdad siempre, abriendo el corazón y expresando sentimientos y emociones y orando juntos el uno por el otro.Si alguno de los cónyuges ha fallado en estos límites, no le juzgue ni le condene. La mejor manera de ayudar a un cónyuge que está fallando en alguna de estas áreas no es criticándole ni regañándole.
Es hablando al respecto con paz y sabiduría y tomando la decisión de hacer las cosas bien.
Tomen la decisión de perdonarse por haber fallado en alguno o varios de esos límites y decidan hacer el esfuerzo de no volver a pasarlos y apoyarse, perdonarse y levantarse cuando alguno falle ocasionalmente.
Tu matrimonio y tu familia es el tesoro más valioso que Dios te ha dado.
CUÍDALO

6 comentarios:

SoniCamalea dijo...

ole ole oleeeeeeeeeeee que guapo, todo verdades si sr asi me gusta cielo.
gran entrada, muy buena y acertada.
feliz año y besitos

M@bel_es_ Azul dijo...

SoniCamalea: ¡cuánta efusividad!!!!
Me alegro te haya gustado!! Besos!!

Bacterius Argentum dijo...

matrimonio=game over

M@bel_es_ Azul dijo...

Bac: Lo importante " no dejar de intentar"!!!

Bacterius Argentum dijo...

le juro sobre los labios carnosos de la Jolie m que no ceso de intentar no casarme vio.

M@bel_es_ Azul dijo...

jajaja, mirá que yoli bno tiene drama, eso sí, ella siempre con papeles eh?