jueves, 29 de octubre de 2009

Una simple respuesta


Una niña de 4 años estaba con su pediatra.
Mientras el doctor le revisaba los oídos con el otoscopio, le preguntó:

- "¿Crees que adentro me encontraré al Pájaro Abelardo?"
La niña permaneció en silencio.

Enseguida el doctor tomó el abatelenguas y mientras revisaba su garganta le preguntó:
"¿Crees que ahí dentro me encontraré al monstruo galletero?"
.. Y de nuevo la niña no contestó nada.

El doctor puso el estetoscopio en el pecho de la niña y mientras escuchaba su corazón le preguntó:
- "¿Crees que escucharé a Barney ahí adentro?"
"Oh, no"- contestó la niña, "Barney está pintado en mis zapatos.
En mi corazón está Dios".



Nos sorprendemos de estas respuestas infantiles, sonreímos, pensamos ¡qué maravillosa respuesta!, sin embargo rápidamente inundamos los corazones infantiles con basura de la cultura.
Van creciendo y los seguimos llenando, les damos de comer el veneno que muchas veces ven en los programas de tv, o en la computadora.
Y no nos detenemos.
El tiempo pasa y los niños crecen.
Ahogando en su gran mayoría tempranamente la inocencia de la infancia.
Y siguen creciendo,
Y no aprendemos...
.
Fuente de esta Historia: Bebuu

3 comentarios:

bebuu dijo...

me iba a felicitar vio...pero dados los antecedentes procedo a decir solo q es uno de mis favoritos ajjajaa besoo

M@bel_es_ Azul dijo...

Bebuu: te felicito yo, cuando compartís cosas buenas como estas es bueno que te reconozcan. Beso.

Bacterius Argentum dijo...

ta bien que uno aprenda de sus antecedentes vio bebu felicidades

jueves, 29 de octubre de 2009

Una simple respuesta


Una niña de 4 años estaba con su pediatra.
Mientras el doctor le revisaba los oídos con el otoscopio, le preguntó:

- "¿Crees que adentro me encontraré al Pájaro Abelardo?"
La niña permaneció en silencio.

Enseguida el doctor tomó el abatelenguas y mientras revisaba su garganta le preguntó:
"¿Crees que ahí dentro me encontraré al monstruo galletero?"
.. Y de nuevo la niña no contestó nada.

El doctor puso el estetoscopio en el pecho de la niña y mientras escuchaba su corazón le preguntó:
- "¿Crees que escucharé a Barney ahí adentro?"
"Oh, no"- contestó la niña, "Barney está pintado en mis zapatos.
En mi corazón está Dios".



Nos sorprendemos de estas respuestas infantiles, sonreímos, pensamos ¡qué maravillosa respuesta!, sin embargo rápidamente inundamos los corazones infantiles con basura de la cultura.
Van creciendo y los seguimos llenando, les damos de comer el veneno que muchas veces ven en los programas de tv, o en la computadora.
Y no nos detenemos.
El tiempo pasa y los niños crecen.
Ahogando en su gran mayoría tempranamente la inocencia de la infancia.
Y siguen creciendo,
Y no aprendemos...
.
Fuente de esta Historia: Bebuu

3 comentarios:

bebuu dijo...

me iba a felicitar vio...pero dados los antecedentes procedo a decir solo q es uno de mis favoritos ajjajaa besoo

M@bel_es_ Azul dijo...

Bebuu: te felicito yo, cuando compartís cosas buenas como estas es bueno que te reconozcan. Beso.

Bacterius Argentum dijo...

ta bien que uno aprenda de sus antecedentes vio bebu felicidades