sábado, 17 de octubre de 2009

La joya perdida

Cruzando el desierto, un viajero vio a un árabe sentado al pie de una palmera. A poca distancia reposaban sus caballos, pesadamente cargados con objetos de valor.Aproximose muy preocupado.
“¿Puedo ayudaros en algo?”
—¡Ay! —respondió el árabe con tristeza—

, estoy muy afligido porque acabo de perder la más preciosa de las joyas.

¿Qué joya era esa? —preguntó el viajero.
—Era una joya —le respondió su interlocutor— como no volverá a hacerse otra. Estaba tallada en un pedazo de piedra de la Vida y había sido hecha en el taller del tiempo. Adornábanla veinticuatro brillantes alrededor de los cuales se agrupaban sesenta más pequeños. Ya veis cómo tengo razón al decir que joya igual no podrá producirse jamás.
—A fe mía —dijo el viajero— vuestra joya debía ser preciosa.

¿Pero no creéis que con mucho dinero pueda hacerse otra análoga?
—La joya perdida —respondió el árabe, volviendo a quedar pensativo—,

era un día: y un día que se pierde no vuelve a encontrarse jamás.


Esta es una gran verdad. No dejes que se pierda una hora en tu vida que podría ser muy productiva.

Horas diarias pasadas frente a un televisor, o simplemente hablando con amigos sin que sean realmente productivas, es una joya perdida.
.

3 comentarios:

Franziska dijo...

Hermosa forma de recordarnos que no se debe perder el tiempo. A mí me sucede lo contrario. La verdad es que no sé qué es peor. Creo que no me paro con la debida frecuencia a contemplar un amanecer o una puesta de sol ni a charlas con los amigos tan a menudo como debiera. Cuando lo hago, me siento tan bien que cada vez valoro en menos mi tiempo. Y te lo dice quien ha sido una adicta al trabajo. El trabajo era un parapeto tras el que desaparecían muchos problemas a los que yo no sabía como afrontarlos.

Interesante tu tema, como siempre. Un abrazo.

M@bel_es_ Azul dijo...

FranzisKa: todo nos lleva a no tener tiempo, a estar afanados, ocupados ¿en qué? Postergamos, como vos decís, ver amaneceres, charlas de amigos... y el tiempo sigue pasando... ¿será que tendremos que aprender a "parar" para poder "disfrutar" un poco más?
Te mando un abrazo.

María Laura dijo...

SI TIENES AMIGOS?
NUNCA SERÁ UNA JOYA PERDIDA, AUNQUE PASES EL DÍA HABLANDO CON ELLOS.

LA VIDA ES HOY, BESITOS.

sábado, 17 de octubre de 2009

La joya perdida

Cruzando el desierto, un viajero vio a un árabe sentado al pie de una palmera. A poca distancia reposaban sus caballos, pesadamente cargados con objetos de valor.Aproximose muy preocupado.
“¿Puedo ayudaros en algo?”
—¡Ay! —respondió el árabe con tristeza—

, estoy muy afligido porque acabo de perder la más preciosa de las joyas.

¿Qué joya era esa? —preguntó el viajero.
—Era una joya —le respondió su interlocutor— como no volverá a hacerse otra. Estaba tallada en un pedazo de piedra de la Vida y había sido hecha en el taller del tiempo. Adornábanla veinticuatro brillantes alrededor de los cuales se agrupaban sesenta más pequeños. Ya veis cómo tengo razón al decir que joya igual no podrá producirse jamás.
—A fe mía —dijo el viajero— vuestra joya debía ser preciosa.

¿Pero no creéis que con mucho dinero pueda hacerse otra análoga?
—La joya perdida —respondió el árabe, volviendo a quedar pensativo—,

era un día: y un día que se pierde no vuelve a encontrarse jamás.


Esta es una gran verdad. No dejes que se pierda una hora en tu vida que podría ser muy productiva.

Horas diarias pasadas frente a un televisor, o simplemente hablando con amigos sin que sean realmente productivas, es una joya perdida.
.

3 comentarios:

Franziska dijo...

Hermosa forma de recordarnos que no se debe perder el tiempo. A mí me sucede lo contrario. La verdad es que no sé qué es peor. Creo que no me paro con la debida frecuencia a contemplar un amanecer o una puesta de sol ni a charlas con los amigos tan a menudo como debiera. Cuando lo hago, me siento tan bien que cada vez valoro en menos mi tiempo. Y te lo dice quien ha sido una adicta al trabajo. El trabajo era un parapeto tras el que desaparecían muchos problemas a los que yo no sabía como afrontarlos.

Interesante tu tema, como siempre. Un abrazo.

M@bel_es_ Azul dijo...

FranzisKa: todo nos lleva a no tener tiempo, a estar afanados, ocupados ¿en qué? Postergamos, como vos decís, ver amaneceres, charlas de amigos... y el tiempo sigue pasando... ¿será que tendremos que aprender a "parar" para poder "disfrutar" un poco más?
Te mando un abrazo.

María Laura dijo...

SI TIENES AMIGOS?
NUNCA SERÁ UNA JOYA PERDIDA, AUNQUE PASES EL DÍA HABLANDO CON ELLOS.

LA VIDA ES HOY, BESITOS.