jueves, 6 de agosto de 2009

Cuando no mirabas...




*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, colgaste mi primer dibujo en el refrigerador, y deseé pintar otro.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, alimentaste a un gato callejero, y yo pensé que era bueno ser amoroso con los animales.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, horneaste un pastel de cumpleaños para mí, y supe que los detalles son cosas especiales.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, pronunciaste una oración y creí que había un Dios a quien siempre podría hablarle.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, me diste un beso de buenas noches, y me sentí amado.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, vi que corrían lágrimas de tus ojos, y aprendí que algunas veces las cosas duelen; pero que está bien llorar.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, sonreíste, y eso me hizo desear ser bonita así también.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, me cuidaste y deseé ser lo máximo que pudiera llegar a ser.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando... miré... y quise darte las gracias por todas esas cosas que hiciste cuando pensaste que yo no estaba mirando.


María Rita Schilke

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Está hermoso .....muy lindo la verdad, y el perrito de la foto está impagable...lo único que quisiera saber es que se hizo de la oreja izquierda, se le habrá perdido o la tendrá doblada.....jajajaja...

Un besososote.

Norberto

M@bel_es_ Azul dijo...

Hola NOrbert: linda reflexion no?

El perrito tiene la oreja doblada hacia atrás, quedate tranquilo jajaj!.

Nos vemos en el chat!

jueves, 6 de agosto de 2009

Cuando no mirabas...




*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, colgaste mi primer dibujo en el refrigerador, y deseé pintar otro.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, alimentaste a un gato callejero, y yo pensé que era bueno ser amoroso con los animales.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, horneaste un pastel de cumpleaños para mí, y supe que los detalles son cosas especiales.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, pronunciaste una oración y creí que había un Dios a quien siempre podría hablarle.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, me diste un beso de buenas noches, y me sentí amado.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, vi que corrían lágrimas de tus ojos, y aprendí que algunas veces las cosas duelen; pero que está bien llorar.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, sonreíste, y eso me hizo desear ser bonita así también.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando, me cuidaste y deseé ser lo máximo que pudiera llegar a ser.

*Cuando pensaste que yo no estaba mirando... miré... y quise darte las gracias por todas esas cosas que hiciste cuando pensaste que yo no estaba mirando.


María Rita Schilke

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Está hermoso .....muy lindo la verdad, y el perrito de la foto está impagable...lo único que quisiera saber es que se hizo de la oreja izquierda, se le habrá perdido o la tendrá doblada.....jajajaja...

Un besososote.

Norberto

M@bel_es_ Azul dijo...

Hola NOrbert: linda reflexion no?

El perrito tiene la oreja doblada hacia atrás, quedate tranquilo jajaj!.

Nos vemos en el chat!