jueves, 23 de julio de 2009

Sos un grande o...pequeñito?

EL tamaño de las personas.


Los tamaños varían conforme el grado de compromiso...


Una persona es enorme para uno, cuando habla de lo que leyó y vivió, cuando trata con cariño y respeto, cuando mira a los ojos y sonríe inocente.

Es pequeña cuando solo piensa en si misma, cuando se comporta de una manera poco gentil, cuando fracasa justamente en el momento en que tendría que demostrar lo que hay de más importante entre dos personas: la amistad, el cariño, el respeto, el celo y asimismo el amor.

Una persona es gigante cuando se interesa por tu vida, cuando busca alternativas para tu crecimiento, cuando sueña junto contigo.

Una persona es grande cuando perdona, cuando comprende, cuando se coloca en el lugar del otro, cuando obra, no de acuerdo con lo que esperan de ella, pero de acuerdo con lo que espera de sí misma.
Una persona es pequeña cuando se deja regir por comportamientos clichés. Una misma persona puede aparentar grandeza o pequeñezdentro de una relación, puede crecer o disminuir en un espacio de pocas semanas.

Una decepción puede disminuir el tamaño de un amor que parecía ser grande. Una ausencia puede aumentar el tamaño de un amor que parecía ser ínfimo.

Es difícil convivir con esta elasticidad: las personas se agigantan y se encogen a nuestros ojos. Nuestro juzgamiento es hecho, no a través de centímetros y metros, sino de acciones y reacciones, de expectativas y frustraciones.

Una persona es única al extender la mano, y al recogerla inesperadamente, se torna otra. El egoísmo unifica a los insignificantes. No es la altura, ni el peso, ni los músculos que tornan a una persona grande... es su sensibilidad, sin tamaño.

Willian Shakespeare.

3 comentarios:

lidiaazul dijo...

Làstima que vivimos en una sociedad que se maneja con los disvalores.,delgadez,juventud,riqueza,poder,y el alma?Bien,gracias.Tengo la enorme fortuna de tener amigos y gente que admiro que no.Pero que las hay...las hay¡

M@bel_es_ Azul dijo...

Holia Lidiaazul! si tenés amigos ...tenés una fortuna!! Pero es verdad, la sociedad que componemos nosotros también se va llevando de otros valores que nada tienen que ver con la grandeza del alam. Un beso.

Anónimo dijo...

La tenía clara Sir Williams parece...no? La cosa está bastante clara generosidad, espiritualualidad y grandeza van de la mano como también van de la mano el materialismo,el egoísmo y la pequeñez...es por eso que está bien a la vista que este país está gobernado hace mucho tiempo por una dirigencia de gente pequeña, eso lo podemos trasladar a las familias también, donde reina el egoísmo no puede haber futuro venturoso.

Un besote para todos

Norberto

jueves, 23 de julio de 2009

Sos un grande o...pequeñito?

EL tamaño de las personas.


Los tamaños varían conforme el grado de compromiso...


Una persona es enorme para uno, cuando habla de lo que leyó y vivió, cuando trata con cariño y respeto, cuando mira a los ojos y sonríe inocente.

Es pequeña cuando solo piensa en si misma, cuando se comporta de una manera poco gentil, cuando fracasa justamente en el momento en que tendría que demostrar lo que hay de más importante entre dos personas: la amistad, el cariño, el respeto, el celo y asimismo el amor.

Una persona es gigante cuando se interesa por tu vida, cuando busca alternativas para tu crecimiento, cuando sueña junto contigo.

Una persona es grande cuando perdona, cuando comprende, cuando se coloca en el lugar del otro, cuando obra, no de acuerdo con lo que esperan de ella, pero de acuerdo con lo que espera de sí misma.
Una persona es pequeña cuando se deja regir por comportamientos clichés. Una misma persona puede aparentar grandeza o pequeñezdentro de una relación, puede crecer o disminuir en un espacio de pocas semanas.

Una decepción puede disminuir el tamaño de un amor que parecía ser grande. Una ausencia puede aumentar el tamaño de un amor que parecía ser ínfimo.

Es difícil convivir con esta elasticidad: las personas se agigantan y se encogen a nuestros ojos. Nuestro juzgamiento es hecho, no a través de centímetros y metros, sino de acciones y reacciones, de expectativas y frustraciones.

Una persona es única al extender la mano, y al recogerla inesperadamente, se torna otra. El egoísmo unifica a los insignificantes. No es la altura, ni el peso, ni los músculos que tornan a una persona grande... es su sensibilidad, sin tamaño.

Willian Shakespeare.

3 comentarios:

lidiaazul dijo...

Làstima que vivimos en una sociedad que se maneja con los disvalores.,delgadez,juventud,riqueza,poder,y el alma?Bien,gracias.Tengo la enorme fortuna de tener amigos y gente que admiro que no.Pero que las hay...las hay¡

M@bel_es_ Azul dijo...

Holia Lidiaazul! si tenés amigos ...tenés una fortuna!! Pero es verdad, la sociedad que componemos nosotros también se va llevando de otros valores que nada tienen que ver con la grandeza del alam. Un beso.

Anónimo dijo...

La tenía clara Sir Williams parece...no? La cosa está bastante clara generosidad, espiritualualidad y grandeza van de la mano como también van de la mano el materialismo,el egoísmo y la pequeñez...es por eso que está bien a la vista que este país está gobernado hace mucho tiempo por una dirigencia de gente pequeña, eso lo podemos trasladar a las familias también, donde reina el egoísmo no puede haber futuro venturoso.

Un besote para todos

Norberto